Cultivamos el sutil arte de decir lo políticamente incorrecto de la forma correcta, es decir: con evidencia